Blog Listing

Analfabetismo 2.0 – El consumo de la información en redes sociales

Las nuevas formas de consumo de la información llevan a una comprensión pobre de los textos. Cómo afronta el community manager el analfabetismo 2.0.

 

 

Es un hecho concreto, conocido por todo community manager, que la gente NO LEE en redes sociales. El ejemplo más común lo podemos encontrar en los concursos y sorteos, cuando se explican perfectamente las mecánicas de los mismos y luego vemos cómo la mitad de los participantes no las cumplen, poniendo directamente los últimos tres números del DNI.

Esta especie de analfabetismo 2.0 atiende a tres causas:

  1. El ritmo acelerado de lectura: La sobreinformación en los distintos canales hace que el usuario dedique muy pocos segundos a la lectura (o sobrelectura) de los textos, consiguiendo una comprensión muy pobre de los mismos.
  2. La predominancia de la imagen: La imagen consigue que el usuario pueda captar en mucho menor tiempo el significado del posteo, además de contar con elementos (colores y formas) que atraen más a la vista, por eso a veces se ve la imagen pero no se lee el texto que la acompaña.
  3. El “ruido” del contexto: Cada publicación se ve rodeada de miles de mensajes que distraen al lector afectando la comprensión y recordación del mismo.

 

¿Cómo debe proceder entonces el Community Manager, conociendo esta gran limitación en su público objetivo?

Ante todo: PACIENCIA. Este profesional -que, a diferencia de quienes trabajan con medios tradicionales, debe ejercer una comunicación bidireccional-, tiene que prepararse para responder repetidas veces las mismas preguntas (los usuarios no leen las respuestas que damos a quienes consultan lo mismo que ellos en los muros) y guiar cada vez que se lo requiera a quienes no realizaron una buena comprensión del texto publicado.

Es primordial que en todos los casos exista una respuesta, sin importar si es la misma, ya que esto genera confianza en la cuenta de la empresa o institución que no deja de atender a su comunidad. Es aquí donde radica la esencia del C.M.

 

Por otro lado, es también condición para superar el analfabetismo 2.0 del público el aprovechar las herramientas y estrategias disponibles:

  1. Creando textos introductorios cortos (no más de 80 caracteres), o visual y estructuralmente atractivos (usando emojis, viñetas, hashtags, mayúsculas, párrafos separados, etc.).
  2. Acudiendo a imágenes impactantes que representen conceptualmente el mensaje. Pueden incluir texto que lo refuercen mientras cumplan con los porcentajes de espacio permitidos para promocionar, o que simplemente se mantengan breves para no maximizar el factor analfabetismo 2.0.
  3. Presentando videos cortos, ricos visualmente y muy dinámicos.

 

Tan grave es el analfabetismo 2.0 que ha provocado una nueva modalidad del lector “opinólogo” afectando a la reputación de los medios. Prácticamente, el usuario ahora se dedica a opinar debajo de posteos de notas sin haberlas leído, vertiendo sus críticas o reacciones únicamente basadas en el título de las mismas.

Esto conlleva 2 conclusiones negativas. Por un lado, no se está generando tráfico a la nota (lo que afecta a la economía del medio), ni se lee el contenido de la misma (lo que afecta al trabajo y reputación del periodista), vertiendo una opinión sin una base concreta (lo que genera discusiones vacías, alimentando la discordia, terreno ideal para los trolls); Por otro, ciertos medios se aprovechan de esta condición únicamente para generar resultados en las redes, bajando la calidad de sus contenidos y enfocándose en títulos e imágenes provocadoras y amarillistas que sólo generan reacciones a los usuarios más no un feedback entendido.

Varios canales digitales como Facebook ya han tomado conciencia de esta problemática, aportando distintas soluciones como, por ejemplo:

  • No se podrá comentar sobre una publicación si no se hizo clic sobre la misma y se cumplió un tiempo considerable de lectura.
  • No se podrá cambiar o editar la imagen en el título de la miniatura que se adjunta al posteo con link.

 

Tanto redes sociales y medios digitales como community managers hacemos lo posible por afrontar esta nueva forma de consumo de la información. Está en la ética y formación de cada uno lograr que todo usuario acceda a contenidos de calidad, guiándolo con paciencia y estrategia pero, sobre todo, con profesionalismo.

 

Romina Moine
Directora de Marketing y Estrategia
Consultora Interactúa